468x60

A Little Respect *

11.8.09
Antes de conocerte sabía de tí porque eras aquella persona que se le había ocurrido dejar un globo gigante en el carro amarillo del profe de mate del bachillerato. No contenta con eso, después se te ocurrió regalarle una rosa roja. Finalmente te conocí bien cuando compartíamos cursos en la universidad. Todas las tonterías del primer año las compartimos juntas: cuando le pasamos un papelito al Tio Jessy para conocerlo, cuando metíamos vodka a una botella de inka kola (y luego lo tomamos con té!), cuando descubrí tu facilidad para caerte (y no hacerte daño), cuando fuimos a jugar a metro de chorrillos luego de salir de pantanos de villa (y usaste la tapa del tacho de basura en forma de cara de payaso como máscara), cuando fuimos a la fiesta de cachimbos (y cuando me gané mi apodo y cuando ganaste "miss cachimbo"), cuando te enamoraste de cuzco, y cuando te enamoraste de alguien (y con ello, el apodo de "el cóndor").

Sin embargo, te diste cuenta que lo que realmente querías estudiar era arte (porque lo llevas en la sangre), pero igual, siempre serías una biologa wannabe. Hiciste que le encontrara una atracción a cosas que antes no me gustaban, entre ellos Harry Potter (cosa que se volvió tradición, ir a verla juntas al estreno). Descubrí que eres re-nerviosa, especialmente en las películas de terror (nunca más pude volver a ver The Audition). Perdón, no solo en las de terror. Lord Voldemort y los dementores te daban miedo. Y siempre me clavabas las uñas cuando algo te asustaba.

Me encontré envuelta en un mundo de locuras a tu costado, locuras que nunca voy a olvidar y de las cuales no me arrepiento de nada. Las camisetas mojadas en el balcón de tu casa, la sacada de medio cuerpo por la ventana del taxi (y no comentaré qué más), haberte finalmente acompañado a piso 14 y dejar que un hombre en tanga me menee el trasero en mi cara, haber perseguido al stripper (que colgó las tangas por la biblia) a la iglesia cristiana y haber participado en ella como todas unas devotas (con alma, corazón y vida), haber buscado el carro-cama (el cual asumimos debía ser el suyo porque no tenía nada más que una manta y una guitarra), ir a acosar al charapa, sentarnos afuera de su casa con nuestros gorros de espía (claro, porque tú de incógnita la haces linda), y finalmente entrar al edificio, subir a su departamento, tocar el timbre y tener la mejor impresión de mi vida: 1.80 m de un cuerpo re-hot recién salido de la ducha tapándose solo con una toalla de mano (creo que es el mejor recuerdo que tengo).

Compartimos momentos buenos y momentos malos. Nos enamoramos y desenamoramos. Compartimos nuestras primeras veces. Aquellos que se lo llevaron, nos trataron mal, y estuvimos ahí cada una al lado de la otra, para aliviar la pena (en momentos diferentes, y fueron hombres diferentes, obviamente). Finalmente, nuestros caminos se separaron más que de lo de costumbre, y te envolviste en diversos viajes (aldedor del Perú y fuera del continente). Aprendí a no desesperarme con llamadas a las 3 am:

- Chichi, estoy borracha
- Jaja, qué haces meli ?
- Venteeeeee
- Tengo examen mañana


Y luego llamadas no tan frecuentes pero de la misma índole:

- Chichi, estoy tomando con unos amigos y te extraño
- Yo también te extraño melo
- Venteeeeee
- Hasta barcelona ? No llego.


Las pocas veces que nos vimos, fue divertido. Las miles de veces que hablamos fue aun más divertido. Me hiciste dar cuenta de muchas cosas, me abriste los ojos en varias ocasiones. Los chismes que nos teníamos eran geniales. Y los planes que se nos venían eran estupendos. Pero pareciera que nuestro destino fuera querer alejarnos, porque te fuiste a vivir fuera mientras yo me quedaba en Lima. Y contando los días para que vueltas, de pronto, yo me tenía que ir a vivir fuera, cuando justo tú volvías para quedarte. A pesar de eso, seguimos juntas. Y las historias que nos contamos son las mismas. Y creeme que te extraño. Yo seré el poto pero tu eres las big boobies.


Pero ya nos hicimos una promesa, y la tenemos que cumplir: el destino final será el mismo.





* dedicado a mi mejor amiga, Melissa. Con quien cambié la letra de esta canción y escribimos "a little sperm".

2 post-its:

  1. webero dijo...:

    ella debe emocionarse mucho cuando lea este post,,,

    q bakan q hayas tenido momentos tan divertidos y q los sigas recordando,,,

    saludos,,,

  1. izaak dijo...:

    ohhhhhh ^^

    taba leyendo tus "no aguanta" y lei a "la cara de plato" jajajajajajajaja como no vas a aguantar a la "amistad" q se junta con gente de paises extranjeros!!!!??? jajajajajajaja